Cada vez es más frecuente escuchar que Medellín se ha convertido en un epicentro de turismo de reuniones para Suramérica. Haber sido elegidos por los llamados “premios Oscar del turismo” –World Travel Awards– como Mejor destino para Reuniones y Conferencias de Sudamérica (2014 y 2015); como Mejor Destino de Escapada en América del Sur (2016), y haberse posicionado como la ciudad que más ha crecido en turismo de eventos en América en los últimos 9 años según el Ranking ICCA (Asociación Internacional de Congresos y Convenciones), deja clara la posición de liderazgo de esta ciudad en la industria de las reuniones. Medellín está pasando por su mejor momento en la atracción de importantes eventos nacionales e internacionales y, sin lugar a dudas, esto atrae con mayor fuerza la atención del mundo a la capital del departamento de Antioquia.

Ahora bien, esto es claro para quienes estamos involucrados con el sector turismo, pero el ciudadano de a pie, que no necesariamente tiene relación directa con este tipo de temáticas, podría preguntarse cómo este reconocimiento internacional y el acelerado crecimiento en materia de eventos y convenciones le beneficia a él, a su familia, a la economía de su hogar, y finalmente a la calidad de vida de los habitantes de Medellín.

Los beneficios son claros. Vale la pena mencionar, en primer lugar, la visibilidad internacional. El hecho de que se asocie a Medellín con referentes positivos y que esta ciudad sea escenario para desarrollar eventos de organismos tan destacados como la Naciones Unidas (Foro Urbano Mundial –2014–), conlleva un impacto directo en la antes deteriorada imagen de Medellín en el mundo.

¿La apuesta de Medellín por la industria de los eventos como estrategia de desarrollo es real?, ¿esta posición de liderazgo se refleja verdaderamente en el mercado?

El conocimiento que se genera para la ciudad es igualmente invaluable. ¿Qué precio tiene contar con expertos internacionales en áreas especializadas de la medicina durante, por ejemplo, el Congreso Internacional de Cáncer Cervical o el Congreso Latinoamericano de Sueño? Medellín avanza en su conocimiento, aprende del mundo, de sus mejores prácticas y se mantiene a la vanguardia de diversas temáticas que se reflejan en el desarrollo de sus sectores económicos.

La derrama económica es el tercer aspecto relevante. Las reuniones internacionales atraen, por defecto, asistentes internacionales. Estos visitantes llegan a la ciudad y, además de la pura asistencia al evento, se alojan en hoteles, requieren transporte, consumen en restaurantes y van de compras, entre otros aspectos, lo cual directamente genera empleo, impacto económico y finalmente: calidad de vida para los habitantes.

¿La apuesta de Medellín por la industria de los eventos como estrategia de desarrollo es real?, ¿esta posición de liderazgo se refleja verdaderamente en el mercado? Basta con revisar los números: en 2016, a través de El Bureau de Medellín se captaron 87 eventos, más del 120 % de crecimiento en los últimos cinco años (el 2011 cerró con 39 eventos).

Dentro de los renombrados certámenes de los que puede dar cuenta la ciudad como epicentro de eventos en Suramérica se resaltan: el Foro Económico Mundial –Latinoamérica– (2016), el Congreso Global de Emprendimiento GEC (2016) y la Asamblea de la Organización Mundial de Turismo (2015), entre otros.

Es un acierto la especialización de la estrategia de captación según las vocaciones económicas de la ciudad

Algunos factores han permitido el acierto de la estrategia de Medellín en la industria de reuniones. Su clima definitivamente es una ventaja diferencial. El calendario de los eventos se abre los 365 días del año y no se limita a las épocas de verano de los destinos que cuentan con estaciones. El trabajo conjunto del sector público y privado ha permitido generar estrategias de manera integral, articulando la academia, el sector empresarial y el sector público en torno a candidatizar a Medellín para ser sede de eventos. Finalmente es un acierto la especialización de la estrategia de captación según las vocaciones económicas de la ciudad. Innovación, salud, emprendimiento, deporte, hacen parte de las temáticas en las que Medellín cuenta con un recorrido importante y, a su vez, se convierten en ejes temáticos para orientar el rastreo de oportunidades de captación.

El turismo, sin lugar a dudas, ha aportado de manera significativa al avance en la globalización de Medellín, a su desarrollo económico y al mejoramiento de su imagen internacional. Es una apuesta que ha dejado sus frutos y que demanda mantenerse y fortalecerse.