UNO Mayo 2016

Todos somos startups. La auténtica transformación: mitos y claves

018_2

 

Parece ser que días antes de la mítica noche en la que Obama ganó sus primeras elecciones a la Casa Blanca, un periodista abordó a Chris Hughes. Entonces, el cofundador de Facebook y el cerebro detrás de la red del fenómeno de Chicago (MyBo), tenía 25 años. Su pregunta era sencilla pero incorporaba una potente carga de profundidad: “¿Por qué en el sitio web del candidato habían colocado un gran botón con la llamada “Donate” en vez de la habitual “Vote”?” “¿Puedes votar en Internet?– respondió el nativo digital (el millenial)- No, claro. ¿Puedes donar? Sí. Esa es la única razón”.

De tanto usarlo y antes de haberle sacado todo el partido, vamos a desgastar el concepto “transformación”. Lo cierto es que, desde nuestra experiencia ayudando a compañías a aprovechar la potencia de la tecnología a favor de sus planes y objetivos, sabemos que tiene dos acepciones que a veces confunden a quienes lo utilizamos. Puede ser entendido como “hacer cambiar de forma a alguien o algo” o como “mudar o convertir algo en otra cosa”. Chris no modificó la forma o la apariencia de la campaña electoral de Obama, cambió profundamente la manera en la que un equipo político puede establecer una auténtica simbiosis con las miles de comunidades de simpatizantes y votantes. Ese es el tipo de “transformación” que nos interesa, ¿no? Es el que nos puede ayudar a construir una ventaja adaptativa difícil de batir por nuestros competidores. El estético, el de “hacemos lo mismo pero con una piel diferente” ha demostrado que es inútil y consume también muchos recursos. Todos estamos cansados de maquillarnos. A lo largo de la historia, todas las estructuras de poder se han construido en torno al monopolio sobre la información y el control de la comunicación. Algunos avances tecnológicos han erosionado poco a poco esa realidad. Cada uno de ellos ha supuesto una extraordinaria revolución social. El libro lo fue en la génesis de las civilizaciones griega y romana (una idea para unos pocos). La imprenta en la construcción del mundo moderno (muchas ideas para muchos). Internet (todas las ideas para la mayoría) también está generando el mismo efecto que conlleva los muchos sismos que estamos experimentando y que seguirá impactando a través de décadas y probablemente siglos. Ciertas organizaciones han sabido cómo aprovechar esas revoluciones en su beneficio. Otras han perecido (y muchas han nacido con la intuición de coger la ola). La principal diferencia es que unas confiaron en ser “transformadas” y otras fueron “transformadoras”. Nosotros creemos que la segunda actitud, porque al final es una actitud, ofrece más garantías de éxito.

Del término “Transformación Digital” se han generado algunos mitos que hacen necesaria una profunda reflexión con el fin de evitar falsas expectativas

Bajo la eclosión del término “Transformación Digital” se han generado algunos mitos que hacen necesaria una profunda reflexión con el fin de evitar falsas expectativas y para que las organizaciones afronten estos cambios de paradigma de una manera estratégica y no únicamente como consecuencia de modas efímeras. Estos son nuestros 5 mitos sobre la transformación digital:

La Transformación digital obliga a las compañías a reinventarse: no es cierto. Las organizaciones deben generar nuevos escenarios de pensamiento de una manera diferente y explorar nuevos territorios fuera de la zona de confort pero no por ello olvidar cuáles son las bases y fundamentos imprescindibles de su negocio. No debemos intentar ser algo que no somos. Eso sí, debemos cuestionarnos todos nuestros pilares y supuestos preconcebidos.

La Transformación digital es cosa de tecnología: evidentemente las empresas del futuro tendrán que aprovechar de manera inexcusable la tecnología como fuente de ventaja competitiva pero no por todo ello esto solo es cosa de tecnología ni de empresas tecnológicas. La nueva revolución digital y la industria 4.0 han venido para incidir en cualquier modelo de negocio y cualquier sector empresarial o social.

018_1La transformación digital se resuelve con un buen posicionamiento e identidad digital multicanal: el modelo de innovación que se nos abre de cara al futuro va mucho más allá de una simple gestión de presencia en canales digitales y afecta a aspectos tan fundamentales de nuestra organización como los modelos de negocio, las personas y la organización, la experiencia de cliente y los modelos de organización.

Puedo resolver un proceso de transformación digital con mis propios medios y recursos internos: las empresas que no entienden un nuevo modelo de talento y de distribución del conocimiento suelen fracasar en procesos de transformación digital debido a que no son capaces de afrontar los cambios con la suficiente velocidad y flexibilidad que da aprovechar las oportunidades externas basadas en el talento o en las relaciones con startups de alto potencial disruptivo del mercado.

La transformación digital es un gasto que tengo que dotar en el presupuesto: parece una obviedad pero es necesario impulsar la cultura de la transformación digital como una inversión y no como un gasto. Muchas organizaciones afrontan esta aventura con la sensación de tener que dotar presupuestos específicos, especialmente de desarrollo, que no tienen beneficios o retorno a corto plazo. La exigencia del corto plazo en procesos de innovación digital suele desviar sustancialmente los objetivos iniciales. Es necesario sacar la innovación de la agenda del presente.

Llegados a este punto del artículo, seguro que el lector se está preguntado por las claves de la transformación digital. En este artículo también compartimos con vosotros cuáles consideramos que son las 4 claves para que una compañía pueda convertirse en transformadora:

1. La cultura organizativa: es, sin lugar a dudas, el primer paso. Necesitamos organizaciones más innovadoras, más ágiles, más flexibles, con mayor capacidad de aprender del riesgo y del fracaso y, sobre todo, más habituadas a pensar fuera de su zona de confort. Es necesario incidir sobre la cultura de la innovación y las competencias digitales.

La velocidad de la sociedad digital es vertiginosa. Las organizaciones no pueden afrontar estos cambios sin un planteamiento de talento distribuido

2. Las metodologías y los modelos de organización: necesitamos ser capaces de orientar nuestras estructuras, nuestros métodos y nuestros modelos con las metodologías y formas de trabajar que están llevando al éxito a las mejores empresas de la economía digital que están realmente siendo capaces de cambiar las reglas del juego. Tenemos que introducir en nuestra agenda palabras como metodología Agile, Lean Startup, Design Thinking, Scrum. Holocracy, etc. Y nuevas maneras de trabajar en base a “pruebas de concepto”, Prototipos y Mínimos Productos Viables, etc. Palabras todas muy familiares para los grandes innovadores de la era digital.

3. Los ecosistemas abiertos de talento interno/externo: la velocidad de la sociedad digital es vertiginosa. Las organizaciones no pueden afrontar estos cambios sin un planteamiento de talento distribuido, tanto externo como interno. Es fundamental el empoderamiento de los trabajadores fomentando modelos de intraemprendimiento, ya que todo empleado es una fuente y motor de innovación y aparecen nuevos liderazgos. Por otro lado, la solución y las oportunidades muchas veces están ahí afuera. Nuevas startups, emprendedores, creativos, innovadores, gente con talento que puede ayudar a nuestra organización a ser mucho mejor. Es imprescindible aprender a relacionarse con estos ecosistemas de talento y ser conscientes de que todos somos startups y todos somos millenials.

La aventura y el arte de ser una startup es uno de los grandes retos que tienen las grandes compañías en la actualidad. Ese arte de ser rápidos, flexibles, adaptativos e innovadores. Repensar y crear el futuro es una tarea apasionante y los cambios que vienen nos invitan a soñar.

Adolfo Corujo
Socio y Director General Corporativo de Talento, Organización e Innovación de LLORENTE & CUENCA / España
Socio y Director General Corporativo de Talento, Organización e Innovación de LLORENTE & CUENCA. Es experto en la gestión de la reputación a través de Internet. En sus veinte años de trayectoria profesional, ha colaborado en el diseño y ejecución de proyectos tanto para la construcción como para la defensa o promoción de la identidad digital de distintas multinacionales en España y Latinoamérica. En el ámbito académico, colabora con la UCM y la UC3 entre otras universidades y escuelas de negocio impartiendo clases y ponencias acerca de Social Business, Marca Personal y Reputación Online. Participa en las redes desde su sitio web www.adolfocorujo.com y en congresos divulgativos y científicos internacionales, entre ellos destaca su participación en el proyecto de investigación europeo ‘LiMoSINe’. Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la UCM y Executive-MBA por ESADE. [España] @adolfocorujo

Sergio Cortés
Socio de LLORENTE & CUENCA y fundador y presidente de Cink / España
Es socio de LLORENTE & CUENCA y fundador y presidente de Cink. Emprendedor de referencia en el segmento de empresas tecnológicas, es experto en innovación digital, prototipado y transformación digital. Así mismo desarrolla y gestiona proyectos de alto impacto estratégico para organizaciones mediante la asistencia técnica y ejecución de los mismos en el ámbito de la innovación y la comunicación acercando a grandes compañías al modelo de innovación que aplican las startups líderes del mercado. Actualmente colabora también como asesor en diferentes organizaciones entre las cuales se encuentran entidades bancarias, administraciones y proyectos solidarios. Es ingeniero industrial y tiene estudios en ESADE. Además, ha cursado el Executive Program for Growing Companies en la Universidad de Stanford en California y es diplomado por el Entrepreneurship Center del MIT (Massachussets). [España] @sergiocortes

Queremos colaborar contigo.

¿Buscas ayuda para gestionar un desafío?

¿Quieres trabajar con nosotros?

¿Quieres que participemos en tu próximo evento?